No hay espacio para rendirse

Live link : Radio Euskadi

18/06/2013
‘Me llamo Fide y tengo una enfermedad llamada Porfiria de Günter. Hace tiempo decidí que no podía dejarme dominar por ella y que no me iba a impedir vivir con alegría y con esperanza. Ello, a pesar de la frustración que me provoca el desconocimiento existente sobre la enfermedad y la escasez de recursos destinados a la investigación. Perdí mis manos y mis rasgos faciales, pero sé que lo importante es seguir luchando’. A esta joven alicantina, la enfermedad no le ha impedido seguir el consejo de su padre: ‘Mirada alta y a ser fuerte’. Nos unimos a su lucha por el derecho a la salud y la vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies